YOGA PARA NIÑOS Y NIÑAS

La palabra “ yoga ” significa unión, la unión de la mente y el cuerpo; el equilibrio de todas las facetas del ser humano. Se podría decir que aborda de una forma integral a la persona.

Cuando nacemos nuestra respiración es armoniosa, hacemos posturas que recuerdan las asanas de yoga de forma natural.  A medida que vamos creciendo empiezan a intervenir múltiples factores que van alterando ese equilibrio (las prisas, los miedos,las exigencias escolares, las malas posturas etc.).

El Yoga ayuda a recuperar una buena postura corporal, una respiración plena, a mantener una actitud abierta y confiada ante la vida. Nos lleva a ser más conscientes de nosotros/as mismos/as y del mundo que nos rodea. Es una herramienta muy efectiva ó`poderosa para atender las necesidades de niños/as que presentan dificultades de atención, de adaptación a normas sociales, de relación; excesiva actividad motora etc. Se ha demostrado como una herramienta útil en personas con asma.

Es una técnica de crecimiento personal, a través del juego, la diversión, el disfrute, la no competividad y , siempre desde el corazón.

OBJETIVOS Y BENEFICIOS

El yoga busca el desarrollo integral del ser humano. Comparte este objetivo con nuevos métodos pedagógicos como Pedagogía 3000. Coincide con este en abarcar los diferentes niveles del niño/a:

– Físico. El yoga mejora la postura corporal. Las posturas ó asanas mejoran el funcionamiento de todos los sistemas corporales (circulatorio, respiratorio, digestivo y de eliminación, glandular, músculo-esquelético, nervioso, hormonal…).

Mejora la coordinación cuerpo-mente.

Una respiración completa influye directamente en el sistema nervioso, equilibrándolo; y como consecuencia en el estado de ánimo y la mente.

Ayuda a manejar el estrés y la agresividad.

Lleva a una mayor consciencia del cuerpo y de lo que sucede en él.

– Emocional. Hay un trabajo constante con las emociones: aprender a reconocerlas, saber gestionarlas y liberarlas de una forma sana para uno/a mismo/a y para los/las demás. El yoga nos da una amplia variedad de herramientas para desarrollar una actitud positiva ante los eventos de la vida, para desarrollar la autoestima, conocer y valorar las cualidades personales.

– Cognitivo. Adquisición de conocimientos relacionados con otras culturas (india, indígenas…) y con la filosofía del yoga, adaptada para niños/as.

Es una técnica que mejora el rendimiento intelectual ya que actúa sobre el cerebro: estimula muchas áreas distintas, equilibra hemisferios y mejora su comunicación, mejora la capacidad de concentración y atención plena. Refuerza la voluntad y la capacidad de esforzarse para lograr las metas que uno/a se pone en la vida.

– Estético y creador. Se le da espacio a la imaginación, a la fantasía. Se explora el movimiento corporal, el de los gestos, el sonido. La sensibilidad ante la belleza es un valor a potenciar.

– Comunicacional. En el yoga con niños/as se promueve el expresar, verbalmente, con el cuerpo, con la voz, con la música…Cómo transmitir a los/las demás lo que siento sin que sea invasivo, con respeto y con seguridad.

– Social. Promueve una relación sana y de respeto y de amor con uno/a mismo/a y con los/las demás, con la que aprendemos cómo convivir en comunidad, cómo establecer relaciones armónicas con todos los seres vivos, partiendo de la convicción de que todos formamos parte de un gran todo dando cabida a las diferencias y particularidades individuales.

Normalizar los sistemas familiares nuevos dando a conocer las diferentes opciones en relaciones de género,  pareja y  familia.

-Multicultural. Aprender de lo diferente entendiéndolo como un valor. Favorecer la integración a todos los niveles promoviendo el interés por las diversas culturas, tradiciones, razas…

– Ecológico. Concienciar sobre la importancia de cuidar el medio y los recursos. El yoga entronca con otras tradiciones ancestrales que honran a la tierra, a la naturaleza y a todos los seres que forman parte de ella sin distinción.

– Intuitivo. Nos ayuda a conectar con ese espacio interior, con las sensaciones; nos ayuda a conocernos y saber qué queremos y qué no. Desarrolla la capacidad para percibir más allá de la lógica y la razón.

Tanto las posturas como las técnicas de respiración, la actitud mental trabajan para desbloquear y equilibrar los centros energéticos (chakras) y sus canales.

– Espiritual. A través de la práctica del yoga podemos experimentar esa conexión con el universo, con todo lo que nos rodea y sentir a los/las demás desde el amor, la comprensión, la tolerancia, desde el no juzgar ó enjuiciar. Dar un pasito más en el desarrollo de la conciencia como seres humanos en evolución.

METODOLOGIA

Es muy variada y cambia en función de las necesidades individuales y del grupo. También está determinada por las edades que coinciden en el curso.

– El Juego.

Los/as niños/as aprenden jugando hasta una edad bastante avanzada. Los cuentos, historias, leyendas, mitología… son un hilo conductor a partir del cual se crean secuencias de posturas. A través de ellos se transmiten valores y enseñanzas de una forma lúdica y amena sin descuidar la correcta realización de las posturas y la alineación en ellas.

Juegos tradicionales adaptados para  la actividad. Hay una gran variedad que funcionan bien como calentamiento, para liberar tensiones, ayudar en la socialización y crear sentimiento de grupo.

También incluímos técnicas de Brain Gym (mejorar la comunicación de hemisferios cerebrales, lateralidad, estimulación de diferentes capacidades motoras y cerebrales como cálculo, lectura…)

– Música. Canto.

Es una parte esencial del yoga aunque quizás menos conocida. A los niños/as les suele gustar mucho todo lo relacionado con el sonido y la música. Tienen el poder de despertar y mover las emociones, de liberar las negativas y cambiar el estado de ánimo.

Utilizamos instrumentos muy variados; los cuencos tibetanos normalmente les fascinan (también a las personas adultas).

Canciones y mantras ( palbras, sílabas que se repiten desde hace siglos; tienen una vibración especial y ayudan acentrar la mente). El canto de mantras es una herramienta poderosa que, con su vibración, ejerce un efecto visible (mental, anímico, respiratorio, corporal). Suelen disfrutar con el canto de mantras acompañado de gestos ó movimientos. Con ellos van calmando la mente, aumentando la concentración, para luego conectar más fácilmente con estados de tranquilidad y relajación.

– Masajes y auto masaje.

Favorece el contacto con el cuerpo y su conocimiento anatómico Resultan agradables, relajantes. Fomentan un contacto sano y respetuoso con su propio cuerpo y el de los demás. Se trabaja sobre el tema de los límites corporales, es necesario el permiso tanto para el dar como para recibir.

En ocasiones se  emplean aceites naturales con diferentes propiedades terapéuticas siempre que los padres y madres lo consideren apropiado.

– Técnicas de relajación y meditación.

Los tiempos para ambas, con niños/as son bastante más cortos que para adultos.

Para calmar el movimiento externo e interno nos ayudamos de visualizaciones a través de cuentos cortos; ejercicios sensoriales (tacto, oído, sensación, percepción, sabor, olfato). La música, los cuencos, palo de lluvia.

Aquí podríamos incluir los ejercicios que se hacen para ampliar y alargar la respiración, hacerla completa (abdominal, diafragmática y clavicular). Desde las respiraciones específicas del yoga (Pranayama) hasta juegos con vaso y pajita, soplando papeles, silbando etc. La forma de respirar tiene el poder de modificar los estados corporales-mentales-emocionales-energéticos. Nos puede llevar a un estado de meditación, de conexión con ese espacio interno en medio de la vorágine de la vida.

Los/las niños/as todavía conservan la capacidad de estar en el aquí y el ahora de una forma natural. Pero las actividades y los ritmos de la vida actual, especialmente en la ciudad, les llevan a perderla cada vez con más facilidad. Las herramientas para trabajar la reconexión con estos estados también son variadas: el canto  con gestos y movimientos; meditaciones con velas , objetos de la naturaleza; el uso de sonidos; visualizaciones y ejercicios de concentración.

– Actividades artísticas.

Disfrutan con ellas y son muy adecuadas para dar salida a emociones, tensiones; para la expresión y como información para quien imparte la actividad de cómo se encuentra cada niño y niña ese día.

Hay una gran variedad: dibujos y plastilina. Colorear mandalas: es una actividad con efectos muy positivos y cada vez más empleada en los colegios (atención y concentración, límites, interiorización, calma…). También se crean mandalas con objetos como piedras, conchas, hojas, papeles etc.

Juegos con telas, globos. Juegos con tarjetas  de emociones.

Juegos con sonidos.

Son amenos, desarrollan la imaginación, fomentan la cooperación y trabajo en grupo, y los suelen disfrutar mucho.

En las clases de yoga para niños/as se mantiene una actitud abierta a las necesidades que surgen en la actividad. Se puede modificar y se utiliza la asamblea para resolver conflictos siempre que sea posible.

El/la profesor/a no recurre al premio-castigo, ni a la coacción ni imposiciónaunque sí expresan las normas y límites que se establecen para jugar a practicar yoga. Se pretende crear un espacio donde los/las niños/as se sientan libres y confiados para expresar sus emociones, preocupaciones y  deseos. En este espacio se establecan unas normas mínimas y básicas de respeto, compañerismo, compasión, amistad, confianza y solidaridad.

Los grupos se forman por edades:

  • 3 a 6 años.
  • 6 a 9/10 años.
  • 11 a 16/17 años.

El límite de participantes es de 10/12.

Necesidades:

  • El espacio para desarrollar la actividad de yoga debe estar diáfano en la medida de lo posible, sin elementos de distracción y de un tamaño proporcional al número de participantes.
  • Esterillas; mantas…
  • Luz regulable ó luz natural
  • Enchufe para equipo de música.